Pérdida de sentido, vulnerabilidad y posibilidades de cambio.


Muchas veces nos sentimos aislados, separados de los demás, estresados, inquietos e irritables. A veces desesperanzados, perdidos o con la sensación de no tener un rumbo, rumbo que en general sentimos haber perdido “en algún momento de nuestras vidas”, ya sea en general o en algún área en particular como nuestra vocación, trabajo, relación de pareja u otro.

Es muy frecuente escuchar estas frases de personas que necesitan ayuda y que la piden a un profesional porque ya no saben qué más hacer dados los recursos y limitantes que aparecen en sus vidas. “Quiero volver a ser el de antes o la de antes", “Quiero volver a ser yo”, frases que describen el desconcierto de alguien que conoce o conoció lo que es vivir, gozar, disfrutar de la vida, a su manera en particular.

Y digo manera en particular porque el error número 1 es comparar nuestra vida con la de los demás, nos faltamos el respeto a nosotros mismos al hacer eso, cada uno tiene un camino y aprendizaje particular y difícilmente comparable, recordemos que los seres humanos a pesar de si tener un”hardware” o estructura mental más o menos similar, no somos industrializables como si son las máquinas.

Hoy en día donde el exitismo es un ingrediente clave para poder subir una foto a instagram, Facebook o donde sea no se nos permite mostrar vulnerabilidad que muchas veces se confunde con “debilidad” falta de carácter o algún grosero defecto de la personalidad, cuando muy por el contrario, si nos permitimos ser vulnerables en momentos donde realmente lo estamos y nos quitamos ese juicio de encima, que liviandad sentimos al poder confiar en mostrarnos así, con las personas adecuadas, que si lo están a tu lado agradécelo día a día y si no pregúntate qué estás permitiendo en tu vida que no está alineado con quien realmente eres, con tus valores personales más profundos, ¡aunque quizás también eres una persona más solitaria y eso está totalmente bien! Como dice ese famoso refrán “mejor solo/a que mal acompañado/a”.

La vulnerabilidad permite que alguien llegue a ayudarnos a mostrarnos un camino diferente, una vía de solución distinta a la que ya estamos acostumbrados a hacer día tras día creyendo que el resultado va a ser distinto.

Ser vulnerable ayuda a cambiar a movernos de donde estamos y a permitirnos crecer y convertirnos en la persona que queremos ser.

Muchos de nosotros también hemos leído sobre el “error”, el “equivocarse” y lo duro que es porque nuevamente está CONDENADO en nuestra sociedad, nos hace sentir miserables y poco digno, nos enseñaron a que “equivocarnos” es de las peores cosas en la vida, ahí “mostramos la hilacha” y somos un objetivo fácil para quienes gozan con ver a los demás sufrir (muchos en nuestra sociedad chilena lo que habla mal de esa persona y de nosotros como sociedad que aprobamos estas conductas típicas, normalizadas y a veces “cool”…

Saber “por dónde va la cosa”, cómo retomar nuestro sentido de propósito, sentir que vamos en el camino correcto tiene que ver con DETENERSE..y analizar nuestra vida, lo que queremos, en qué medida lo hemos estado cumpliendo y si no, qué podemos mejorar, y cuál área de nuestra vida apuntar resolver o mejorar un poco en un principio, para "echar a andar la máquina".

Siempre hay que partir de a poco porque todo cambio que queramos e intentemos hacer “todo de una”, lo más probable es que fracasemos y es probable que ya te haya pasado más de una vez.

El mayor problema de eso es que si te acostumbras a ocupar esa estrategia es fácil desesperanzarse y tirar la toalla para luchar por la vida que quieres y es que a la mayoría de nosotros no nos enseñaron a como cambiar ciertas cosas de nuestra vida, ya sea en nuestras relaciones cercanas, de pareja o familia o hábitos de nosotros mismos.

La educación no termina en el colegio (para los que pudimos ir) y tampoco después de la universidad (para los que también tuvimos ese privilegio)

Gracias a Dios hoy la información si bien a veces es difícil de filtrar, está en “San Google”, donde puedes descargar libros gratuitos, como también puedes buscar a tu autor favorito en twitter, instagram o youtube e incluso tomar algún curso online desde la comodidad de tu casa con inducciones que a veces son gratuitas con un contenido limitado.

Posibilidades hay, el tema es cómo organizar esa información.

Cada persona tiene sus propios tiempos de cambio, estrategias que se adecuan más a ella o él, cada uno viene con más o menos recursos personales y con potenciales distintos, lo importante es poder esclarecer aquellos y potenciarlos, para desde ahí generar cada uno de nosotros nuestras mayores posibilidades de cambio y de mantenernos en ese estado que andamos buscando.

Como todo en la vida es un ejercicio diario, si no lo ejercitamos es como un “músculo” que se atrofia y deja de ser fuerte, un hábito requiere de persistencia y esfuerzo en un principio para que se quede con nosotros y luego se vuelve automático y pasa a ser parte de nuestra rutina.

"Volver a ser uno mismo", o ser más fiel a ti es simple aunque no fácil y si existe un camino y una estrategia para lograrlo.

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts