¿En qué te estás enfocando?

El poder de la mente

Nuestra mente es una herramienta, y ella sigue nuestras órdenes. Tu mente hace lo que tú le dices que haga, es verdaderamente un gran ayudante.

El problema es que a veces dejamos que se descarrile y empiece a inventar sus historias propias, pues otra característica de la mente es que le gusta crear guiones, películas y mantenerse ocupada en algo.

Tu poder está en decidir la indicación que le vas a dar, según hacia donde quieres ir.

Para eso necesitas saber primero qué es lo que quieres lograr, lo que depende entre otras cosas, de tu ciclo vital y de tu situación específica. El punto es que tu puedes decidir en cada momento enfocar tu mente en algo constructivo, algo que te aporte, algo que vaya alineado con lo que sí quieres y no con lo que estás tratando de evitar.

No se trata de no ver los problemas, una parte muy importante del avanzar es primero reconocer que existe un problema, luego saber cuál es, cómo nos afecta para luego decidir si lo queremos cambiar y ver hacia donde nos queremos dirigir, tener un foco claro de la dirección y por ende de las metas a cumplir como también de qué necesitamos hacer para conseguirlas, cómo organizarnos para lograrlas y con qué es más fácil empezar.

Tu decides en todo momento en qué te quieres enfocar, tienes ese poder, esa capacidad y responsabilidad.

Y claro que es una responsabilidad pues entendiendo que eres responsable de tus acciones no te puedes dar el lujo de echarle la culpa a los demás y ser una víctima de otros o de las circunstancias, y aunque eso siempre va a tener un costo de dejar de hacer ciertas cosas, de juntarte con algunas personas, de que tu ambiente cambie, sabes que va a cambiar por uno mejor que vaya alineado con quién verdaderamente quieres ser.

Cosas tan simples como reconocer que es lo que sí quieres para tu vida y pensar en cómo poder conseguirlas es una gran ayuda, ponerse metas y fechas para cumplirlas y seguir trabajando consistentemente para lograrlas a pesar de que se demoren más de lo estimado.

El aprender a dominar la mente es una habilidad y arte a la vez, con pruebas difíciles, pero sí se puede hacer, si entiendes cómo funciona y eres diligente en tu entrenamiento mental.

Te invito a que hagas un pequeño ejercicio para que vayas probando el poder de tu atención, foco y reconocer el poder de modular tus emociones.

A primera hora en la mañana, o por las noches cuando te vayas a acostar piensa en algo por lo cual sientas agradecimiento.

Puede ser un evento importante de tu vida, tu matrimonio, el nacimiento de un hijo o algo más pequeño como haber podido tomar un rico desayuno.

Intenta revivir ese momento, con tus cinco sentidos, poniéndole mayor énfasis a las emociones agradables que sentiste permitiendo que se agranden en ti, haciendo que te envuelvan por completo llenándote de esas sensaciones y emociones, por lo menos un minuto.

Practícalo durante una semana y fíjate en cómo cambiará tu estado mental, tus estado emocional y tu actitud hacia el mundo que te rodea en tu día a día, escribe los cambios positivos en una hoja de papel o en tu diario de vida.

Tu tienes el control, el poder y la responsabilidad de crear la vida que quieres para ti!

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts